Publicado: 5 de Abril de 2018

El micrófono capta el sonido.


Los sonidos son analizados por el chip de procesamiento.


Los sonidos procesados se envían al amplificador.


Los sonidos amplificados se envían al altavoz.


Los sonidos se transmiten al oído interno a través del altavoz y allí se transforman en impulsos eléctricos.


El cerebro capta y procesa los impulsos.